Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Netflix Series | 26/09/2017

Scroll to top

Top

Eragon, otra historia de fantasía en HBO España

Eragon, otra historia de fantasía en HBO España
Norma

Antes de la era de los vampiros y de los zombis en el cine hubo una época de maravillosas aventuras llenas de magia. Todo comenzó con la trilogía de “El Señor de los Anillos” (“Lord of the Rings”) que inicia en el 2001 y finaliza en el 2003, basada en el libro homónimo del escritor británico J.R.R. Tolkien, del cual ya hablamos cuando comentamos el filme “Shadowlands”. Para seguir con la saga de Harry Potter que comienza en el 2002 y finaliza en el 2011, basada en los libros de la escritora británica J.K. Rowling. Seguidos por la trilogía de “Las Crónicas de Narnia” (“The Chronicles of Narnia”) desde el 2002 hasta el 2010 basada en la obra de C.S. Lewis, de quien también hablamos cuando comentamos el filme “Shadowlands” y una numerosa lista formada por títulos como “Stardust” del 2007 basada en el libro homónimo de Neil Gainman (de quien nos ocupamos cuando comentamos la película “Coraline”); “Como de Encanto” (“Enchanted”) del 2007, un mágico filme con sello Disney; “La Brújula de Oro” (“The Golden Compass”) del 2007; “Corazón de Tinta” (“Inkheart”) del 2008 basada en la obra de Cornelia Funke, película que comentamos hace muy poco en este blog; “The Spiderwick Chronicles” del 2008 y más adelante van a llegar la trilogía de “The Hobbit” del 2012, 2013 y 2014 basada en el libro homónimo de J.R.R. Tolkien. Pero en el medio de esta excelente lista encontramos a “Eragon”, un filme del 2006 basado en el libro homónimo del joven escritor estadounidense Christopher Paolini. “Eragon” forma parte de una saga que inicia con este título y sigue con “Eldest”, “Brisingr” e “Inheritance”.

 

Comencemos hablando del filme

Lo vi por primera vez cuando se estrenó y recuerdo que me pareció muy entretenido, que era como debía ser: nos mantenía siempre atentos y en tensión, pendientes de lo que podía suceder a continuación. Volví a verla después de varios años y, para mí, la película sigue manteniendo su encanto, además inicia con la voz en off de Jeremy Irons, lo que es un muy buen comienzo; por supuesto que para quienes acostumbren a ver los filmes en idioma original, de lo contrario, les recomiendo verlo y escucharlo en inglés durante los primeros minutos porque los va a ayudar a entrar en clima.

Eragon es un granjero adolescente que se convierte en héroe y que en un abrir y cerrar de ojos se ve obligado por el destino a cambiar su vida radicalmente.

El muchacho, huérfano, vive con su tío y con su primo en una pequeña aldea y un día, intentando cazar en las Vertebradas (unas peligrosas montañas del lugar) encuentra una misteriosa gema azul, bien pulida. Al no poder cazar esa noche, lleva la piedra al día siguiente al carnicero del pueblo con la intención de realizar un trueque pero el hombre le dice que esa piedra seguramente pertenece al rey y que pondrá en peligro a todo el pueblo, le aconseja devolverla y luego lo echa de su negocio.

Eragon cuida de la gema que resulta ser un huevo de dragón, así es como nace Saphira. Su dragona, la que lo eligió y con quien va a comunicarse por telepatía y va a entablar una excelente relación.

Por otra parte y mientras escuchábamos al inicio del film la voz de Jeremy Irons, quien nos contaba la manera en que un pueblo feliz y pacífico gobernado por una orden de Guerreros Magos, los Jinetes del Dragón, se convirtió a través de la traición y consecuente rebelión de uno de ellos en el pueblo triste, pobre y oprimido que se nos muestra; veíamos cómo una joven princesa le robaba al rey Galbatorix la preciada gema y la reacción de éste quien, enfurecido, envía a su hechicero (la Sombra o Durza) a buscarla.

De aquí en más la historia nos cuenta la relación entre Brom (quien alguna vez fue un Jinete de Dragón), Eragon y Saphira, la dragona que le devolvió las esperanzas al pueblo y las aventuras que viven juntos.

A veces la película resulta un poco oscura pero la historia lo es porque todo lo que sucede es debido al mal que el traidor Galbatorix sembró en Alagaësia cuando acabó con la Orden de los Guerreros que gobernaba el lugar.

En cuanto a la figura de Saphira, la dragona, los vi mejores en películas como Harry Potter o El Hobbit pero es muy dulce la relación que entabla con Eragon y podemos dejarlo pasar. La fotografía es maravillosa y, por lo que sé, el film fue filmado en Hungría.

Finalmente podemos decir que “Eragon”, la película, sirve para motivar a los chicos a pasar a los libros, que son excelentes.

Podemos encontrar Eragon en HBO España doblado al español y en idioma original con subtítulos en español.

El cast está formado por Edward Speleers (Downtown Abbey, Wolf Hall) como Eragon, Rachel Weisz (Agora, The Mummy) da su voz a Saphira, Jeremy Irons (Reversal of Fortune, Night Train to Lisbon, película de la que hablamos en este blog) da vida a Brom, Sienna Guillory (Resident Evil) es Arya, John Malcovich (Dangerous Liaisons, Burn After Reading) es Galbatorix y Robert Carlyle (The Full Monty, The Legend of Barney Thomson) es Durza o la Sombra, entre otros actores, algunos de ellos húngaros.

El director es el estadounidense Stefen Fangmeier, nominado para varios premios Oscar como  Supervisor de Efectos Especiales por sus trabajos en “Master & Commander”, año 2004; “The Perfect Storm”, año 2001 y “Twister”, año 1997. También obtuvo una nominación a los premios BAFTA por “Master & Commander” en la categoría Best Archievement in Special Visual Effects en el año 2004; en cambio ganó en el 2001 por “The Perfect Storm”; en 1999 por “Saving Private Ryan” y en 1997 por “Twister” siempre en esta categoría. Como vemos, Fangmeier prometía pero cuando debutó como director en “Eragon” la crítica no estuvo de su lado; de hecho, no volvió a dirigir. Es cierto que se podía esperar más de él pero la película que hoy nos ocupa, evidentemente es para disfrutarla comiendo palomitas o pop corn, como prefieran llamarlas, en la sala de estar de nuestra casa.

Después de los títulos finales vemos una escena que nos deja en claro la intención de hacer una segunda parte pero todo quedó en la nada debido al fracaso que resultó el film y a lo decepcionados que estaban los fans por algunos cambios que se hicieron en el guión con respecto al libro de Paolini. Desde la Twentieth Century Fox dijeron que la película se filmó “un poco rápido” y que esto seguramente influyó en el resultado final. En el 2009, Steven Spielberg y George Lucas manifestaron la intención de continuar la historia con “Eragon 2” (Spielberg como director y Lucas como productor) pero todo quedó en nada.

 

La saga de Christopher Paolini

El autor nació en California el 17 de noviembre de 1983; sí, era un adolescente de 15 años cuando escribió “Eragon”. La historia entusiasmó tanto a sus padres que decidieron publicarla y promocionarla junto a él. Recorrieron bibliotecas, escuelas, institutos, el éxito del libro fue tal que en el 2003 la editorial Alfred A. Knopf Books for Young Readers decide publicar la obra. Después siguió el reconocimiento masivo y Christopher tomó la decisión de escribir la continuación de “Eragon”: “Eldest”, en el 2005; en el 2008 le siguió “Brisingr” y como le pareció que con este tercer libro la historia iba a concluir abruptamente, en el 2011 vio la luz “Inheritance”.

“Los bondadosos ojos de Brom recorrieron las caras que lo miraban con interés y, al final, se detuvieron en Eragon.

—Antes de que nacieran vuestros bisabuelos, y… sí, también antes de que nacieran vuestros tatarabuelos, se crearon los Jinetes de Dragones, cuya misión era proteger y vigilar, objetivo que durante miles de años consiguieron. Su poder en las batallas era inigualable, puesto que cada uno poseía la fuerza de diez hombres, y eran inmortales a menos que una espada o un veneno les arrebatara la vida, porque sólo utilizaban su poder en defensa del bien. Bajo su tutela, se levantaron grandes ciudades y altas torres de piedra. Mientras ellos mantuvieron la paz, la tierra floreció y fue una época dorada. Los elfos eran nuestros aliados; los enanos, nuestros amigos. La riqueza corría por nuestras ciudades y los hombres prosperaban. Pero llorad… porque algo así no podía durar.”

Christopher Paolini junto a la tercera entrega de la sega “Brisingr”

Como se puede apreciar a través de este breve fragmento, el libro es muy bueno porque contiene todos los elementos que los amantes del género “Fantasía/Aventuras” buscan. La historia transcurre en un territorio imaginario de nombre Alagaësia (el autor dibujó el mapa del lugar para ubicar mejor a los lectores al mejor estilo Tolkien) poblado por valientes jinetes que son capaces de darlo todo por el bien y también encontramos al malvado traidor que arrastra a los más débiles a seguirlo y a dar su vida por temor. Además, hay una princesa, Arya, quien como si fuera poco, no es humana sino un elfo y un hechicero dispuesto siempre a “sacar de la manga” algún truco de magia negra para contentar a su rey. Como ya dijimos, no faltan los elfos pero tampoco los enanos a los que Tolkien maravillosamente nos acostumbró y hay un maestro, Brom, capaz de enseñar con el corazón. Por último, está el dragón, en este caso de sexo femenino: Saphira, que a todos nos gustaría tener como compañía. Paolini también creó algunos idiomas: el antiguo, el de los enanos y el de los úrgalos. Evidentemente el autor es un fan de “El Señor de los Anillos” y me animaría a decir que también de “Star Wars” porque hay un maestro y un alumno que van siempre juntos, recorren diferentes lugares con pueblos muy distintos entre sí y porque está el personaje malvado que gobierna a todo el Imperio.

“No pretendía hacerte daño —le aseguró Eragon, y a continuación se fijó en la elfa inconsciente.

Tendrás que cargar un poco más con ella —le dijo a Saphira—. Si la llevamos a caballo, no podremos ir tan rápido; y ahora que te he arrancado la flecha, debería resultarte más fácil volar.

Lo haré —afirmó Saphira agachando la cabeza.

Gracias —repuso Eragon, y la abrazó con todas sus fuerzas—. Lo que has hecho es increíble. Nunca lo olvidaré.

A Saphira se le dulcificó la mirada.

Ahora me voy.

Eragon se apartó al ver que alzaba el vuelo formando un remolino de aire, mientras la melena de la elfa ondeaba hacia atrás. Al cabo de unos segundos habían desaparecido. Eragon corrió hacia Nieve de Fuego, se montó en la silla y se lanzó al galope junto a Murtagh.

Mientras cabalgaban, Eragon intentó recordar lo que sabía de los elfos: éstos vivían mucho tiempo —había oído ese dato a menudo—, pero no sabía cuánto. Hablaban el idioma antiguo y muchos sabían usar la magia, pero tras la caída de los Jinetes, los elfos se habían recluido. Desde entonces, nadie los había visto en el Imperio.”

Decididamente vale la pena entrar en el mundo de esta saga y, por qué no, volverse un fan.

Les dejamos la página oficial de Christopher Paolini para que puedan conocerlo mejor.

 

Comentarios

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: