Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Netflix Series | 23/11/2017

Scroll to top

Top

Nosotros en la noche, Jane Fonda y Robert Redford juntos nuevamente

Nosotros en la noche, Jane Fonda y Robert Redford juntos nuevamente

Norma

Nosotros en la noche (Our Souls at Night) es una de esas historias simples pero que calan hondo. Y en este caso se trata de la soledad, una fiel compañera de muchos pero que a pesar de su fidelidad no siempre es querida. Es más, cuando de alguna manera le decimos: “no eres tú, soy yo” y la dejamos ir, muchas veces lo acepta y se hace a un lado. Es aquí cuando entra en juego ese alguien desconocido que obviamente tiene diferentes nombres; en este caso se llama Louis si lo vemos desde el punto de vista de ella y se llama Addie si lo miramos desde el punto de vista de él.

El inicio del filme es directo, Addie llama a la puerta de un viejo vecino viudo, igual que ella, le cuenta que le cuesta dormir por las noches porque se encuentra sola y le propone dormir juntos. El hombre, obviamente, se muestra sorprendido y le dice que lo va a pensar. Louis lo piensa, la llama, y aquí es cuando esa vieja compañera llamada soledad se hace a un lado para dejar a los protagonistas compartir sus vidas.

No vamos a entrar en detalles, los problemas que se les presentan son los de cualquier familia ya que cada uno de ellos tiene un hijo y ella tiene un nieto. Pero está muy bien interpretada, no esperaba menos, tanto Robert Redford como Jame Fonda son premios Oscar y además tienen una trayectoria innegable. (En septiembre de este año recibieron El León de Oro en el Festival de Venecia por sus carreras, además de presentar juntos la película que hoy comentamos.)

En este filme el silencio juega un papel importante, es una especie de actor de reparto y debo decir que está muy bien llevado. Aunque no opino lo mismo de las escenas que transcurren de noche ya que son demasiado oscuras y me resultó molesto tener que adivinar en algunos casos qué era exactamente lo que estaba pasando. Si bien nada de lo que sucedía fuera a sorprenderme, cuando una persona cruza la calle y llama a la puerta de otra, me gusta poder verlo.

Our Souls At Night

Otro tema para resaltar es el “qué dirán”. Como bien sabemos, los vecinos tienen ojos y en consecuencia ven y también tienen lengua y por consiguiente hablan. Este tema, la protagonista pudo manejarlo mejor que su partner pero tanto uno como otro conservaron la discreción y consiguieron seguir adelante hasta que un día, sorprendentemente, adviertieron que en el pequeño pueblo donde viven llamado Holt, en Colorado, ya no eran noticia.

Los hijos también tienen su lugar, como no podía ser de otra manera, quienes somos padres sabemos perfectamente que nuestros hijos siempre tienen un lugar, aunque hayan crecido y ya no vivan con nosotros. Pero no siempre son comprensibles con sus padres mayores, como es el caso de Gene, el hijo de Addie.

Por momentos, cuando Jamie, el nieto de Addie va a pasar un tiempo con su abuela y comienza a interrelacionarse con ella y con Louis, no pude evitar sentir nostalgia de los años que compartí con mis abuelos. Siempre se habla de la afinidad existente entre los niños y las personas mayores y aquí se ve con claridad. El pequeño descubre una manera simple y sana de divertirse, con el afecto y la serenidad que le estaba faltando en la casa de sus padres. En fin, es una película tranquila, simple y a su vez profunda que sin lugar a dudas vale la pena ver.

Our Souls At Night

Como ya dijimos, sus protagonistas son Robert Redford (“The Sting”, “All the President’s Men”) como Louis Waters, Jane Fonda (“Barefoot in the Park”, “Grace and Frankie”) como Addie Moore, Iain Armitage (“Big Little Lies”, “The Glass Castle”) como Jamie, Judy Greer (“Archer”, Ant-Man”) como Holly y Matthias Schoenaerts (“The Drop”, “Rundskop”) como Gene, entre otros.

El director es Ritesh Batra (“The Sense of an Ending”, “Dabba”).

Y el guión estuvo a cargo de Kent Haruf, autor del libro homónimo, Scott Neustadter (“500 – Days of Summer”, “The Fault in Our Stars”) y Michael H. Weber, quien trabajó junto a Neustadter en los filmes que mencionamos anteriormente.

Nosotros en la Noche, un filme original Netflix de poco más de 100 minutos, se presenta con subtítulos y doblado al español.

 

Nosotros en la noche, el libro

Kent Haruf (1943-2014) es lo que generalmente se llama un “escritor tardío” ya que el primer dinero que recibió por un cuento suyo fue a los 41 años. Y somos afortunados de que haya seguido contribuyendo con su trabajo en este mundo de las letras porque, si bien sus libros contienen una escritura simple es esto lo que los hacen maravillosos. Es autor de “West of Last Chance”, una obra donde combina narrativa con fotos de Peter Brown y de cinco novelas: “The Tie That Binds” (1984) y “Where you once belonged”, que pasaron por las librerías sin ser apreciadas por el público; en cambio con “Plaisong” (1999), “Eventide” (2004) y “Benediction” (2004), que formaron parte de la lista de los bestsellers, pudo gozar del reconocimiento tanto de la crítica como del público en general. Sus historias tienen en común que siempre transcurren en pequeñas comunidades de Colorado, de donde es oriundo.

Cathy Haruf, esposa de Kent, contó que el momento preferido del escritor era cuando permanecían en la cama por la noche con sus manos entrelazadas y hablaban acerca de cómo habían pasado su día; sobre la vida, la muerte, sus queridos hijos, sus amigos, el trabajo de ella en el hospital, la escritura de él y de lo que sentían el uno por el otro. Y refiriéndose precisamente al libro que hoy nos ocupa dijo: “Para Kent y para mí era muy importante mantenernos al día de todo. Kent quería escribir un libro sobre dos personas en la vejez que hablan por la noche. Nosotros en la noche es una historia de amor entre un hombre y una mujer que deciden vivir con su verdad y autenticidad, a pesar de las críticas y de los juicios de los otros. Kent disfrutó mucho escribiendo esta historia”.

Cathy y Kent Haruf.

Es importante destacar que éste es el último libro Haruf, cuando lo escribió padecía de una enfermedad pulmonar incurable y sabía que iba a morir en breve; de hecho, falleció poco tiempo después de haber entregado las últimas correcciones y, obviamente, no llegó a verlo publicado.

Les recomendamos leer este libro, que tiene poco más de cien páginas, por su autenticidad, podrán apreciar en él una escritura concisa y humana; el escritor no inventa nada, ve de manera profunda lo que escapa al ojo superficial de quien no se detiene a sentir el mundo que lo rodea. Igual que en la película, no encontramos palabras casuales ni adjetivos puestos al azar. Y acerca de este particular, el traductor oficial de la obra de Kent Haruf en Italia, Fabio Cremonesi, en una entrevista radial contó que la dificultad que presenta este escritor para traducir su obra es que se debe encontrar la palabra justa por lo concisa que resulta su narración.

Comentarios

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: