Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Netflix Series | 21/10/2018

Scroll to top

Top

Omar Sy interpretará a Arsenio Lupin en una serie de Netflix

Omar Sy interpretará a Arsenio Lupin en una serie de Netflix

Norma

Arsenio Lupin, el ladrón conocido por su caballerosidad más famoso del mundo creado por el escritor francés Maurice Leblanc, será el protagonista de una serie de televisión live-action disponible en Netflix en el 2020.

Se trata de una nueva producción original francesa (Isabelle Degeorges de Gaumont Télévision será la productora) del servicio de video en streaming que contará con Omar Sy (“Jurassic World”, “Intouchables”) como protagonista.

“Me siento estusiasmado por este rol”, declaró el actor en un comunicado. “Arsenio Lupin, personaje icónico y carismático, retornará a la vida en una adaptación moderna, única en su género. Es maravilloso unirse a Netflix, un servicio que ofrece tantos programas diversos y de tanta calidad, que me inspiran cada día”.

 

Arsenio Lupin o el Robin Hood de la Belle Époque

Este personaje nació de la mano del francés Maurice-Marie-Émile Leblanc, conocido como Maurice Leblanc (1864-1941).
En 1904 el escritor aceptó el encargo de escribir una historia para la revista “Je sais Tout”; esta fue la primera aparición del gentil ladrón de guantes blancos, con el cuento “El arresto de Arséne Lupin”. El director de la revista, Pierre Laffite, quedó tan impresionado con el relato que convenció a Leblanc para que siguiera desarrollando el personaje. El resultado final fue la creación de 20 libros con el ladrón como protagonista.

Según se dice, parece que Leblanc se inspiró en Marius Jacob, un anárquico francés de aquel entonces, hábil ladrón amante de la buena vida, de las mujeres, del juego y del dinero quien se transformaba y maquillaba para evitar que lo reconocieran (este particular nos recuerda a Sherlock Holmes en algunos de sus casos, como “Escándalo en Bohemia”).

Podemos observar que el novelista galo es contemporáneo del británico Sir Arthur Conan Doyle (1859-1930), padre de Sherlock Holmes y ambos escritores tuvieron un rotundo éxito en sus respectivos países.

Pero en uno de los libros escritos por Leblanc titulado “Arsenio Lupin contra Herlock Sholmes”, el ladrón y el detective se encontraron, aunque este último se llamaba Herlock Sholmes.

Veamos un diálogo entre estos particulares caballeros:

“Arsenio Lupin permaneció un momento silencioso; luego, sencillamente, con los ojos fijos en el inglés, dijo:
—Es usted un hombre temible, señor.
—Un hombre temible, ¿no es verdad? —subrayó Wilson, lleno de admiración.
—Sí —afirmó Lupin—. Todo se aclara, todo toma su verdadero sentido. Ni uno solo de los jueces de instrucción, ni uno solo de los periodistas que han metido las narices en el caso, han estado tan cerca de la dirección de la verdad. Es un milagro de intuición y lógica.
—¡Bah! —exclamó el inglés, halagado por el homenaje de tal personaje—. Basta con reflexionar.
—Basta con saber reflexionar, ¡y lo saben tan pocos! Pero ahora que es más angosto el campo de las suposiciones y que el terreno está desbrozado…
—Pues bien: ahora sólo me queda por descubrir por qué las tres aventuras han tenido su desenlace en el número 25 de la calle Clapeyron, en el 134 de la avenida Henri-Martin y entre los muros del castillo de Crozon. Todo el asunto está ahí. Lo demás sólo son burlas y charadas para niños. ¿No es ésa su opinión?
—Así es.
—En ese caso, señor Lupin, ¿hago mal en repetir que dentro de diez días mi tarea estará terminada?
—No. Dentro de diez días conocerá usted la verdad.
—Y usted será detenido.
—No.
—¿No?
—Para que yo sea detenido es preciso un concurso de circunstancias tan inverosímiles, una serie de suertes adversas tan pasmosas, que no admito esa eventualidad.
—Lo que no pueden las circunstancias ni las suertes adversas, lo podrán la voluntad y la obstinación de un hombre, señor Lupin.
—Si la voluntad y la obstinación de otro hombre no oponen a ese designio un obstáculo invencible, señor Sholmes.
—No hay obstáculo invencible, señor Lupin.
La mirada que cruzaron fue profunda; sin provocación de una parte ni de otra, sino tranquila y animosa. Era el batir de dos espadachines que empuñan el acero. Sonaba claro y franco.
—¡Estupendo! —exclamó Lupin—. ¡Ya es algo! Un adversario. Aunque sea un bicho raro. Pero ¡es Herlock Sholmes!”

Por el momento no se conocen más detalles acerca de la serie Netflix.

Comentarios

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: