Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Netflix Series | 21/10/2018

Scroll to top

Top

Asalto al Tren de Glasgow por Netflix España

Asalto al Tren de Glasgow por Netflix España

Norma

Parte I: Historia de un ladrón.

Parte II: Historia de un policía.

Si hay algo indiscutible es la calidad de muchos de los programas producidos por la BBC, como es el caso de la miniserie “El Gran Asalto al Tren” (“The Great Train Robbery”) también conocida como Asalto al Tren de Glasgow, basada en el libro “Signal Red” (“Señal Roja”) de Robert Ryan.

La misma está dividida en dos partes: la primera nos muestra la visión de los ladrones, de hecho se llama “El Gran Asalto al Tren: Historia de un Ladrón” y la segunda, la de los policías: “El Gran Asalto al Tren: Historia de un Policía”. Fue transmitida por primera vez el 18 de diciembre del 2013, día en que falleció Ronnie Bigs, el “cerebro” del atraco.

 

La historia que inspiró la miniserie 

Asalto al tren de Glasgow está basada en una historia verídica; se trata del asalto al tren postal que iba desde Glasgow (Escocia) a Londres (Inglaterra) y que tuvo lugar la madrugada el 8 de agosto de 1963 cuando un grupo de delincuentes formado por 15 hábiles ladrones y dos informantes llevaron a cabo el llamado “robo del siglo”.

Dicho tren había partido de la ciudad de Glasgow a las 18.30 del 7 de agosto llevando 2,6 millones de libras esterlinas de la época, equivalentes a unos 47 millones de euros de hoy, y se dirigía hacia la estación de Easton, Londres, donde tenía previsto llegar a las 04.30 del 8 de agosto. A bordo iban 75 empleados de correos, todos ellos voluntarios y con cualidades físicas especiales en cuanto a la talla.

El tren circulaba con normalidad, a más de 100 km/h hasta que 45 minutos antes de llegar a destino, a la altura de la localidad de Buckinghamshire, al norte de Londres, los ladrones cortaron las líneas telefónicas y cambiaron las luces de color verde (que indican libre circulación) a color ámbar (precaución). Entonces, el maquinista redujo la velocidad y después paró la locomotora Diesel, inmediatamente los asaltantes desengancharon la cola del tren dejando la locomotora unida a dos vagones. Fue entonces cuando una parte del grupo, con sus caras cubiertas con medias de mujer de color negro, atacó a David Whitby, el maquinista que bajó del tren dirigiéndose hacia la cabina de señales para ver qué sucedía.

Por aque entonces, el Sr. Whitby declaró: “Vi que unos individuos cruzaban las vías. Me sujetaron, me taparon la boca y me dijeron: ‘si gritas, te liquidamos’ y me hicieron subir a la locomotora”. Allí se encontró con el segundo conductor, Jack Mills, tirado en el suelo y herido (éste fue el único acto de violencia durante el asalto).

Los ladrones, después de esposar la mano izquierda del conductor, lo obligaron a poner en marcha el tren. Dos kilómetros más adelante los hombres habían colocado una lona próxima a las vías señalando de esta manera, el lugar donde el tren debía detenerse. Allí los esperaban el resto de los asaltantes con un camión. En pocos minutos abrieron las puertas de los vagones donde se encontraban trabajando 4 funcionarios del correo y retiraron 120 sacos que cargaron al vehículo. Una vez finalizado el atraco, los ladrones esposaron también la muñeca derecha del maquinista.

Los sacos contenían billetes de curso legal pertenecientes a dos entidades bancarias de renombre; una de ellas ofreció una importante recompensa para quien diera una pista de los bandidos y el Director General de Correos agregó otra importante suma de dinero a la recompensa anterior.

En el lugar del atraco se encontraron unos cables telefónicos cortados, un martillo, un guante que sirvió para tapar la luz verde, un juego de pilas secas y unas cáscaras de naranja.

Los empleados que trabajaban en los 10 vagones de cola supieron del atraco cuando llegó el tren que enviaron desde la estación de Cheddington para su rescate.

El tren Glasgow-Londres pertenecía a la categoría llamada “54-8 Fantasmas”. Dos de estos trenes recorrían la Gran Bretaña de Norte a Sur mientras que los otros dos lo hacían de Oeste a Este, y viceversa.

 

La miniserie de la BBC

Como dijimos, la miniserie está inteligentemente dividida en dos partes. Con la compañía de una excelente música, en un comienzo vemos cómo vivían los protagonistas de la primera parte de la historia, los ladrones, y la manera en que fueron poco a poco tramando el atraco.

El asalto que en un inicio se iba a llevar a cabo entre unos pocos, a medida que pasa el tiempo inicia a cobrar una dimensión en donde se necesitan cada vez más “manos expertas”.

Según crónicas de la época, cuando se dio a conocer la noticia del “asalto del siglo” tanto el público como la prensa estuvieron del lado de los malhechores; quizás esto se deba a la perfecta ejecución.

Pero en cada cosa encontramos un “talón de Aquiles” y aquí los ojos de los vecinos, curiosos y seguramente tentados por la recompensa que se ofrecía a quien diera alguna pista acerca del escondite de los ladrones, jugaron una mala pasada a Bruce Reynolds, Ronnie Biggs y compañía.

Asalto al tren de Glasgow, dos capítulos componen esta miniserie que podemos ver en Netflix España

A pesar de que tomaron la precaución de llevar guantes en todo momento, la huida antes de lo esperado, las imprudencias de algunos de los miembros y los nervios le jugaron en contra a este grupo que se vio obligado a dividirse tomando, cada uno de ellos, un camino diferente. Y a partir de aquí la historia se centra en particular en el personaje protagonizado por Luke Evans y en su familia, sin olvidar por completo a los demás.

En la segunda parte nos encontramos con la otra cara de la moneda y aquí tenemos que sacarnos el sombrero frente a Jim Broadbent, quien protagoniza de manera memorable al policía Tommy Butler. El personaje es, en sí, antipático y obsesivo pero gracias a esto logra lo que nadie hubiera imaginado que fuera posible: atrapar a los responsables del asalto que le quitaba el sueño a las autoridades británicas de aquel entonces.

Butler llegó incluso a postergar su jubilación hasta que finalmente logró cumplir con su cometido.

El Gran Asalto al Tren muestra el caso con objetividad, sin tomar parte en ningún momento.

La miniserie está protagonizada por Luke Evans (“Beauty and the Beast”) como Bruce Reynolds, Robert Glenister (“Journey’s End”) como Frank Williams, Jack Roth (“The Snowman”) como Charlie Wilson, Paul Anderson (“The Revenant”) como Gordon Goody, Nicholas Murchie (“Their Finest”) como Roger Cordrey, Martin Compston (“The Hunter’s Prayer”) como Roy James, Del Synnott (“Blitz”) como Brian Field, Bethany Muir (“Darkest Hour”) como Franny Reynolds, Eric Hulme (“Emmerdale Farm”) como Jack Mills, Neil Maskell (“In Darkness”) como Buster Edwards, Jack Gordon (“The Carrier”) como Ronnie Biggs, James Bye (“Hummingbird”) como John Daly, George Ward (“Ideal”) como Nick Reynolds, Jim Broadbent (“Paddington 2”) como Tommy Butler, James Fox (“Lo don Spy”) como Henry Brooke, George Costigan (“Happy Valley”) como DCS Ernie Millen y Richard Hope (“Finding Your Feet”) como DCS Malcolm Fewtrell, entre otros.

Los directores fueron Julian Jarrold (“The Witness for the Prosecution”) en la primera parte y James Strong (“22.11.63”) en la segunda; el guión estuvo a cargo de su creador, Chris Chibnall (“Doctor Who”), Andrew Cook (“Revealed”) y Robert Ryan, autor del libro.

La duración de esta miniserie es de 90 minutos cada parte, 180 minutos en total; espero que la disfruten.

 

Otras versiones cinematográficas 

Vamos a centrarnos específicamente en este caso y entonces debemos partir de 1967 con “El gran robo”, de Peter Yates. Si bien aquí nos encontramos con variantes en cuanto a los nombres y detalles con respecto al mismo atraco, se sabe que la película está basada en el caso del tren de Glasgow.

En el año 1998 se realizó el filme “Buster, el gran robo” con Phil Collins, a quien seguramente recordarán como líder del grupo musical Génesis, en la piel del asaltante Buster Edwards, que asesoró personalmente la realización del filme.

Esta película, dirigida por David Green, obtuvo una nominación al premio Oscar en el rubro “Mejor canción” por “Two Hearts”, si bien no obtuvo este premio sí ganó el Golden Globe. En este caso, Collins está acompañado por Julie Walters (“Paddington 2”, “Brooklyn”), Larry Lamb (“Rise of the Footsoldier”, “Mount Pleasant”) y Martin Jarvis (“Election Spy”, “Casualty”), entre otros.

En 2012 se da a conocer “Mrs. Biggs”, un docudrama británico dividido en cinco episodios donde se toma la perspectiva de Charmian Powell, la pareja de Biggs. En este caso vemos no solamente el atraco sino los años previos y posteriores al hecho, incluyendo la huida del asaltante y su familia a Brasil, más exactamente Río de Janeiro, donde Biggs vivió hasta poco antes de regresar a Inglaterra; sabiendo que iba a morir de vuelta a su país declaró: “quería tomarme una pinta de cerveza en un pub”, expresando que deseaba morir en la tierra donde había nacido.

 

Otros filmes sobre asaltos a trenes

Para quienes sean amantes de este género, les sugerimos ver también “The First Great Train Robbery”, un filme de 1978 ambientado en la Época Victoriana protagonizado por Sir Sean Connery, Donald Sutherland y Lesley-Anne Down. El director y guionista fue Michael Crichton, a quien también se lo conoce por las películas “Coma”, “Looker” y “Physical Evidence”; falleció en el año 2008.

En 1941 el director Joseph Kane filmó “Great Train Robbery” con guión de Olive Cooper, Robert T. Shannon y Garnett Weston. Esta película fue interpretada por Bob Steele como Tom Logan, Claire Carleton como Kay Stevens y Milburn Stone como Duke Logan, entre otros.

Y por último, la cereza de esta torta es una película muda, más bien un corto estadounidense de 1903, con 12 minutos de duración (en la versión restaurada dura 10 minutos) llamada también “The Great Train Robbery” en idioma original y que se la conoció en español bajo el nombre de “Asalto y robo de un tren”.

Fue un western de Edwin S. Porter (dirigida y producida por él, compartió el guión con Scott Marble); se la conoce como el primer filme de acción estadounidense y el primer western reconocido como tal. Entre los protagonistas encontramos a Alfred C. Abadie, Broncho Billy Anderson, Justus D. Barnes y Walter Cameron.

Comentarios

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: